Denuncia por accidente de tráfico en Madrid: casos en los que interponerla

Denuncia por accidente de tráfico en Madrid

Son muchas las consecuencias que pueden derivarse de un accidente de circulación, así como las vías para afrontarlas. Voy a analizar los distintos supuestos y la posibilidad de interponer una denuncia por accidente de tráfico en Madrid, donde trabajo y están los tribunales a los que suelo acudir.

Circunstancias que rodean al accidente

Más allá de la obligatoriedad de contratar un seguro de circulación y de respetar las señales que rigen el tráfico, los momentos inmediatamente posteriores al accidente son importantes, no sólo para minimizar las secuelas por el accidente de tráfico, sino también porque determinarán, en última instancia, el modo posterior de proceder.

El accidente puede presentar muchas variantes. En su producción ha podido intervenir desde una grave imprudencia hasta la absoluta casualidad, pasando por descuidos, etc. Además, sus efectos son imprevisibles, alcanzando muertes, lesiones graves y permanentes o simples rasguños. Todo ello influirá en los posibles procesos judiciales derivados del accidente.

Si usted piensa en un juicio por accidente de tráfico, éste no tendrá que ser necesariamente penal, podrá ser también un juicio civil dirigido a determinar la cuantía de la indemnización. Son las circunstancias que han influido en la conducción las que determinarán si alguno de los conductores ha incurrido en responsabilidad penal o meramente civil.

Reacciones

Siempre que la gravedad de las lesiones o la presencia de heridos lo permitan, es aconsejable firmar el parte amistoso de accidente. Lo facilitan las compañías aseguradoras y todos los conductores deben llevarlo en el vehículo. Si la otra parte se niega a rellenarlo es preciso llamar a la Policía o a la Guardia Civil, que levantarán un atestado del accidente. Después tendrá un plazo de 7 días para poner el parte en conocimiento de su aseguradora.

Denuncia por accidente de tráfico en Madrid

A continuación existen distintas maneras de proceder. Es posible, de un lado, evitar toda clase de juicios y acudir a la vía extrajudicial, reclamando directamente a la aseguradora la indemnización correspondiente. En algunos casos el seguro incluye asistencia de abogado (no siempre), aunque hay que tener cuidado de que el abogado no proteja más los intereses de la empresa que los suyos propios.

Otras veces el recurso a la vía judicial es imprescindible. Se puede presentar una denuncia por accidente de tráfico cuando hay responsabilidad penal por parte del otro conductor: por ejemplo, porque conducía borracho, drogado, de manera gravemente imprudente, a mayor velocidad de la permitida… Dependiendo de la gravedad de la conducta del conductor responsable los hechos serán constitutivos de delito o falta. Ha de tener en cuenta que las faltas prescriben a los 6 meses, plazo que tiene para presentar la denuncia. En caso de delito no se preocupe, el plazo es mucho más amplio.

La denuncia puede presentarse, en principio, tanto ante la Policía o Guardia Civil, como ante la Fiscalía o el propio Juzgado. Ellos se encargarán de investigar el hecho y convocar a los interesados al juicio.

Nuestro Código Penal permite que junto con la acción penal se ejerza la civil, de manera que en un mismo procedimiento puede exigirse tanto la pena que corresponda al culpable como la indemnización merecida por la víctima. Si a la hora de interponer la denuncia aún no ha acudido a un abogado,le informarán de esta posibilidad.

De todas formas, la víctima puede elegir que el juicio civil se desarrolle separadamente del penal. Entonces se tramitará como un juicio civil normal dirigido a calcular la indemnización por accidente de tráfico.

Clases de juicios

Habitualmente aconsejo a mis clientes ejercitar conjuntamente ambas acciones, civil y penal, y plantear un único proceso. La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece el procedimiento para el enjuiciamiento rápido de determinados delitos, entre los que se incluyen los delitos contra la seguridad del tráfico (hoy día, técnicamente hablando, delitos contra la seguridad vial). Las penas asociadas a estos delitos no excederán de 5 años de prisión. Esta clase de juicios, en su caso, tendrían lugar ante uno de los Juzgados de lo Penal.

En el caso de faltas las penas son mucho más leves y el procedimiento a seguir más sencillo.

Una vez que se haya presentado la denuncia y las Fuerzas de Seguridad, el Fiscal o el Juez hayan terminado la investigación de los hechos, se citará a las partes al juicio. Aquí hay una labor imprescindible del abogado, que es la de preparar las pruebas y testigos en los que basar la acusación. Desde los análisis físicos realizados por el médico forense hasta las personas que vieron cómo se produjo el accidente. También los análisis químicos y toxicológicos realizados al encausado (posible culpable). No menos importantes son, por ejemplo, para valorar el accidente de tráfico los vídeos que hubieran podido recogerlo (vídeos de particulares o de la Dirección General de Tráfico).

Todas estas pruebas servirán para calificar la culpabilidad o inocencia del conductor enjuiciado, así como para cuantificar en el accidente de tráfico las indemnizaciones por lesiones. A la hora de calcular la indemnización se distingue entre los daños materiales (los sufridos por el vehículo; que se rigen por el Código Civil) y los personales (muerte y lesiones, tanto físicas como psíquicas; sometidos a una legislación específica que cuenta con baremos indemnizatorios).

Antonio M.R.: un caso de denuncia por accidente de tráfico en Madrid

Situaciones parecidas a la suya

Intentaré aclarar su situación a través de un ejemplo práctico. Un caso que se me presentó. Antonio M. R. era profesor de una autoescuela. Una noche, volviendo a casa, chocó de costado contra otro vehículo que había invadido su carril. Las pruebas de alcoholemia determinaron que el otro conductor tenía un nivel de 0´65 miligramos de alcohol por litro de aire espirado (a partir de los 0´60 miligramos es delito en todo caso).

Casi milagrosamente mi cliente no tuvo secuelas permanentes, más allá de una pierna y tres costillas fracturadas.

Tras analizar la situación acordé con mi cliente reclamar la indemnización de sus daños y gastos en el mismo procedimiento penal. El otro conductor fue condenado a 6 meses de prisión, el pago de una multa y la privación del permiso de conducción por un periodo de 2 años (esto supone la pérdida del permiso y la obligación de obtenerlo de nuevo para poder conducir).

En lo que a la indemnización para Antonio M. R. se refiere, obtuvo la cantidad de 20.215€, que incluían tanto los gastos de hospitalización (2.083€) y baja laboral (3.504€), como la reparación de su vehículo (14.628€), en este caso especial para dar clases a los alumnos de la autoescuela.

Como puede comprobar, las víctimas de los accidentes acaban obteniendo su indemnización y los culpables su merecido. Si tiene que afrontar denuncia por accidente de tráfico en Madrid no olvide contactar con un abogado cualificado como yo. Conseguirá una sentencia favorable.

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande tiene una licenciatura de Derecho. Especialista en Derecho de Daños y Responsabilidad Civil. Ha trabajado investigando y analizando su legislación sancionadora en materia de seguridad vial y tráfico.Ha centrado su trayectoria profesional en aspectos tales como accidentes de circulación y delitos contra la seguridad vial.

(Tenemos clientes de: Las Rozas, Leganés, Parla, Móstoles, etc.)