¿Cómo calcular la indemnización por un accidente de tráfico en 2015 estando sin trabajar en Madrid? Elementos que influyen en dicho cálculo y aspectos relevantes.

Calcular indemnización por accidente de trafico 2015 estando sin trabajar Madrid

Si siempre es interesante analizar el aspecto práctico de las reclamaciones derivadas de los accidentes de circulación, tanto más lo será calcular la indemnización por un accidente de tráfico en 2015 estando sin trabajar en Madrid. Pero, ¿por qué? Pues porque al hecho de sufrir los daños inherentes a estos accidentes se le une la falta de ingresos regulares del accidentado, de ahí que las cantidades que pueda conseguir le sean, si cabe, más necesarias que al resto de las víctimas.

Aspectos generales comunes a la responsabilidad por accidente

Se parte de dos premisas fundamentales: que todos los usuarios de un automóvil han de estar cubiertos por un seguro de responsabilidad civil, que cubra al menos los daños causados a terceros (otros usuarios de la vía, tanto conductores como peatones), y que las consecuencias de esta clase de incidentes se rigen por un sistema legalmente establecido que determina la forma del cálculo de la indemnización por accidente de tráfico según un baremo.

Conducir sin seguro es una infracción administrativa, amén de una irresponsabilidad, sobre todo si se tienen en cuenta las consecuencias que puede tener una conducción desafortunada. Por otra parte, el sistema al que se ha hecho mención trata de conseguir que cualquier víctima de un accidente, con independencia del Juez que sea competente en su caso, vea resarcidos sus daños y perjuicios de una manera objetiva, sin que existan grandes disparidades entre las sentencias de uno u otro Tribunal.

Calcular indemnización por accidente de trafico 2015 estando sin trabajar Madrid: ¿Cómo se desarrollaría todo el proceso?

Dependerá, en cierta medida, de cómo haya ocurrido todo. Lo normal es que los conductores, si pueden detenerse a hacerlo porque no haya habido consecuencias demasiado graves, rellenen un parte amistoso. No es más que un documento, que suelen facilitar las aseguradoras, en el que reflejan sus datos, cuáles son sus respectivas compañías y en el que intentan dar una idea de cómo se produjo el accidente.

Luego pueden darse múltiples circunstancias: que intervenga la Policía o la Guardia Civil (en cuyo caso redactarán un atestado de lo sucedido), que fallezca alguno de los implicados, que alguien precise de hospitalización, etc… Por ejemplo, si se evidencia la existencia de responsabilidad penal y se presenta una denuncia o una querella criminal, un perito médico tendrá que analizar las lesiones del denunciante (o querellante).

La Ley de Enjuiciamiento Criminal permite que en un mismo proceso se diluciden la responsabilidad civil y la penal, aunque el interesado puede reservarse esta última para ejercitarla directamente en la vía jurisdiccional civil. Sin embargo, no todos los casos precisan de un juicio, sino todo lo contrario. Son muchísimas las ocasiones en las que bastará con una negociación entre abogados (siempre con el visto bueno del cliente, por supuesto), pues cuentan con la referencia del baremo al que antes se mencionó.

¿Cómo se realiza el cálculo de la indemnización por lesiones en un accidente de tráfico?

Para empezar, lo primero que hay que hacer es analizar las consecuencias del accidente. No es lo mismo que haya muerto el conductor a que sólo se haya roto un brazo. Si hay algún fallecido, su familia tendrá derecho a una compensación pecuniaria, que dependerá de distintos factores (el grado de parentesco con el fallecido, la convivencia entre beneficiario y víctima, la edad del familiar, etc…).

Si lo que se han causado son lesiones, lo que hay que hacer es diagnosticarlas, dedicar el tiempo y los medios necesarios para su sanación y, después, valorarlas aplicando el baremo de la Ley de responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos de motor. Normalmente se actualiza cada año, para adecuar las cuantías que establece a la situación económica del país.

Pero, por ejemplo, a día de hoy hay que seguir calculándola como si se tratase de una indemnización por accidente de tráfico en 2014, pues se encuentra en trámite parlamentario una reforma más completa del mismo (no sólo de actualización de las cuantías). Se hace teniendo en cuenta el IPC (Índice de Precios al Consumo), que poco a poco va siendo sustituido por el IGC (Índice de Garantía de la Competitividad).

El diagnóstico de las lesiones se traduce en unos puntos, utilizando una lista que se encuentra la ley. Esos puntos se multiplican, según unas tablas que contiene el baremo, por el tramo de edad correspondiente a la víctima. De todas formas, a la cantidad resultante debe aplicársele un factor de corrección, y aquí es donde entra en liza la indemnización por accidente de tráfico estando desempleado.

Personas en paro

Ese factor de corrección al que se ha hecho alusión sirve para que la indemnización tenga en cuenta los perjuicios económicos que ha sufrido la víctima del accidente. Antes había quien pensaba que a los parados, al no trabajar y no percibir ingresos, no debía aplicárseles el factor. Sin embargo, reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo ha establecido, sin lugar a dudas, la equiparación de los desempleados con aquellas personas que se encuentren en el tramo inferior de rentas.

Eso supone que su indemnización podrá incrementarse hasta en un 10%, porcentaje nada desdeñable. Además, el factor de corrección no se aplica únicamente a esa cantidad, sino también a la que corresponda por los días que la persona haya dejado de estar en plenitud de facultades. Explicaré esta idea.

Toda víctima de un accidente necesitará unos días, a veces meses o años, de reposo y recuperación. Pues bien, la ley también ha previsto unas cuantías por cada uno de estos días. Concretamente se distingue entre días de ingreso en el hospital, días impeditivos (la persona se ve mermada para desarrollar sus tareas cotidianas, desde trabajar hasta atender a su familia) y días no impeditivos (el afectado actúa casi con normalidad, aunque todavía no se ha recuperado del todo).

Abogados de accidentes de tráfico

Su intervención será muy útil para calcular la indemnización por accidente de tráfico en 2015 estando sin trabajar en Madrid. Mi despacho lleva abierto muchos años en la Ciudad Condal, donde ya he dado asistencia a múltiples víctimas de accidentes. A Agapito M. Z., por ejemplo, que era un chico de 22 años que aún vivía con sus padres, y que un sábado por la noche, mientras regresaba en coche a su domicilio, fue embestido lateralmente por otro vehículo.

Se fracturó la pierna derecha, algo muy molesto para él porque era un asiduo deportista. Afortunadamente no hubo que lamentar secuelas de consideración, pero sí que se pasó bastante tiempo en rehabilitación. Haré un recuento: estuvo ingresado 4 días en el hospital, no pudo ir a la Universidad durante 47 días y, además, necesitó 34 días más para poder empezar a correr. Eso hacía un total de 4.100€, más un factor de corrección del 10%, 4.510€.

Ésa es la cantidad que pudo recibir gracias a que sus padres decidieron que yo llevase su caso. Conseguí que la aseguradora del otro conductor (otro chaval joven) atendiera mis pretensiones sin necesidad de ningún acto de conciliación ni ningún juicio de reclamación de daños.

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande tiene una licenciatura de Derecho. Especialista en Derecho de Daños y Responsabilidad Civil. Ha trabajado investigando y analizando su legislación sancionadora en materia de seguridad vial y tráfico.Ha centrado su trayectoria profesional en aspectos tales como accidentes de circulación y delitos contra la seguridad vial.

(Defiendo con éxito a clientes de toda la provincia:  Abogado en Rivas-Vaciamadrid, abogado en San Sebastián de los Reyes, Etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Web

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.